masterizada

Viernes, 30 octubre 2009 a las 2:25 | Publicado en lo personal es político | 2 comentarios

Soy una socióloga a la que le importa un comino la analítica web de su propio blog, no lo promocioné nunca salvo incluirlo en algún que otro directorio de cuando la febrícula de los blogs (Technorati) y alguna red temática (blogs bolleros o feministas). No obstante, por una vez voy a reenviar esto a diversxs conocidxs porque es importante. Que suba, se reenvíe, pique, guste o moleste, es ist mir wurscht.

Los certificados, diplomas y acreditaciones no son más que el peaje a pagar para la legitimación del status educativo -formativo, mejor- de las humanas que plueban este Estado de las autonomías.

100 1544

Sin embargo, hacía tiempo que no me encontraba tan plácidamente contenta, con la sensación de ¡por fin lo he logrado! y he pasado por tal peaje. Porque los rituales de paso son algo que he aprendido a valorar en su justa medida, la del valor que individualmente le conferimos, subjetivamente, desde la vivencia de momentos vitales. Siempre me arrepentiré de no haber vivido momentos como los viajes de fin de curso de 8º, el viaje del Ecuador de mediada la carrera (¿en qué carrera debía situarme, si cambié de ella y de Universidad, de centro, de promoción, de compañeras y amigos, de disciplinas…?), por no hablar de los ritos socialcatólicos de la primera comunión y demases. Ni regalos en Navidad… porque se llevaban los tradicionales de los Reyes Magos y debía aguantar hasta que las vacaciones del cole agonizaban ya para echarles el ojo y las manos a mis regalitos…

100 1536

Así pues, siempre fui por libre, atea y sin regalos, autodidacta y con diversos planes de estudios, independiente y ecléctica en mis círculos sociales. Hasta que decidí hacer algo que llevaba tres años rondándome la cabeza, desde que estaba en Alemania y cuando vi que tenía la suficiencia económica para ello, me embarqué en la aventura. La travesía ha durado siglos, el doble de lo programado, de lo concertado, de lo pagado. Aun así, he conocido a un puñado (escaso) de grandes personas, bitacoreros con mis mismas coordenadas, gestoras culturales ejercientes que deslumbraban por su combatividad y en general personajas y personajes que me han enseñado mucho, sobre todo, de lo malo, del titulismo, de que trabajar en grupo es echarle los marrones a los de al lado, de que con buen rollo parece que en este país se disculpa todo, mientras unas miran con los brazos en jarras a que las que nos apuramos hagan el trabajo, otras se dedican a hacer amigas no importa qué ocurra con los proyectos; otras se echan amantes; otros son los amigos de todos y cuando defienden el proyecto ante el tribunal, sanseacabó. Otras son las que posan con todo el mundo para poder viajar con couchsurfing. O que visitan a las compañeras enfermas en el hospital para después no tener en cuenta esta circunstancia en el trabajo grupal. O que critican dura y personalmente en privado y ponen buena cara a todas como si fueran las delegadas de curso. Otros que no dan un palo al agua.

Todas opciones legítimas ¡esto es el capitalismo y nosotras las gestoras culturales jugamos con los capitales simbólicos colectivos a rentabilizarlos! Todo es legítimo cuando nada importa.

Imagen

Pero a mí si me ha importado estar presente, por el orgullo del trabajo completado, de la participación en un colectivo -la promoción de este año- y el esfuerzo que personalmente ha implicado. Hay gente que omito deliberadamente y gente que seguro he olvidado. Quedaos con la segunda opción, no haya sangre… Mucha gente maja de la que desconocí todo hasta el final y mucha gente maja al principio con la que más me hubiera gustado no toparme al conocernos…

Me he alegrado, sobre todo, por la satisfacción de haber hecho algo que empecé con ilusión y que estuve a punto de abandonar y logré acabar gracias a la ayuda de Luis, mi padre; de Lydia, de Eva, de Ana Rebeca, de Ernest, de Carmen, de Silvia, de Anke, de Natu, de Patricia, de M. A. y Vi, de Daniela (mi enfermera particular enviada por A. A.), de Jose (que me aguantó el grueso del proyecto final) -os cito a lxs principales a quienes he dado el coñazo estos largos meses-; de Silvia (mi cómplice musical y de gintonics), Jenny (mi confidente), Laura (mi estímulo artístico), Rocío (mi pasaapuntes), Mayte (la palabra justa, la cooperadora), Iñaki (responsable de mis salidas nocturnas y compa de equipo), Anaida (mi arepamaker y EPI counselor y otras cosas que ella sabe), Amaya (esa gran elegante graciosa y generosa), Antonio (mi despertador) y Fran (mi sentirme entre iguales) y, cómo no, a la financiación de mi familia.

Imagen

Como anécdota, decir que gracias a mi nuevo móvil, del que no había hablado, y al software Nimbuzz, he podido conectar con Skype en multiconferencia con Colombia y Venezuela, con dos compas que han podido seguir en directo el audio, los speech de los directores de los másteres y sobre todo de Ms. Almudena Grandes, soberbia y aguardentosa como siempre.

100 1547

A última hora he liado a una mentora, Pilar, y me he encontrado con Montse, acompañante de otra masterizada; ambas, de otro mundo, pero personas con las que estoy tan a gusto también en el CBA. Me faltó mi papi allí, pero se lo contaré con pelos y señales al verlo.

Und das, das war’s. Ça y est! Ya tengo título en gestión cultural…

2 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. No suele la minipixel andarse con medias tintas, y esta vez no iba a ser una excepción. Te felicito por el post, en el que además de reflexiones interesantes sobre los títulos y los rituales de paso (tienes razón, merece la pena que estar ahí), hay sinceridad, gratitud, la inteligencia centelleante habitual en la casa (qué bueno lo de la rentabilización de capitales simbólicos colectivos)y hasta un pedazo de literatura (definir a Almudena como “soberbia y aguardentosa” es de nota). Enhorabuena por el Master y gracias en lo que a mí atañe, yo también puedo decir lo mismo. Me hubiese gustado mucho estar allí, pero hasta en esos pequeños azares he tenido mala suerte con el MBA, ayer era imposible que asistiese. Recibir el título con un cierto ceremonial es quizá una manera de felicitarse a uno mismo y darle la importancia que merece el esfuerzo propio y las experiencias vividas, como tú has hecho. Leer este post me ha permitido de alguna forma participar del rito y reconciliarme un poquito con este año complicado -también para ti-. Lamento que el azar -de nuevo- no nos haya permitido coincidir en un mismo grupo de trabajo, estoy seguro de que habría salido de allí algo bueno. Y con respecto a los malos/as, habríamos combatido con ellos/as como esos espadachines que, rodeados por un círculo de rivales, se colocan espalda con espalda y empiezan a atravesar corazones y cortar cabezas. En fin, la vida es larga y si de aquí en adelante alguna vez hace falta sacar la espada, cuenta conmigo.
    Excelente reflexión post-Master (que delatará a quien se moleste). Espero que todo vaya bien. Saludos.

  2. sólo puedo decir que gracias… he hecho reír a un par de personas y enfadado a alguna que otra. las cosas son así…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: