Berlin is in Germany (y2)

Domingo, 20 febrero 2005 en 4:39 | Publicado en diáspora | Deja un comentario

el texto que escribió Ihintza sobre berlín lo he puesto en un “post” aparte por su extensión

Desde que estoy aqui, en esta ciudad interminable, me siento como en un estado de afasis, en donde no puedo articular palabras que describan mi curiosidad. Observo, observo y observo. Pero no consigo encontrar las palabras adecuadas para describir esta catarata de miles de rios a la vez. La excusa para venir aqui era la beca Erasmus, sin embargo, por lo que yo conozco y he vivido en V., no estoy haciendo una “vida erasmus” como es debido. Es decir, conocer estudiantes, también erasmus, y hacer con ellos todo, vamos, cuando se dice todo, es t-o-d-o! Por una parte no me apetecía limitarme a conocer sólo a ellos, sino también a compañeros de clases, o gente del barrio, gente con quien una se encuentra todos los días. Pero el resultado no ha sido el que yo esperaba. Me ha costado, y me sigue costando mucho conocer a ese segundo tipo de personas.Hablando de gente de barrio… creo que me resultará imposible entrar en casa de una chica musulmana que he conocido en la calle. Así como que todavía esa chica no existe! Aunque veo casi todos los dias las mismas caras (medio tapadas), nuestras vidas sé que no se cruzarán. Es un mundo impermeable. Los turcos (la mayoría de extranjeros en Kreuzberg-Neuköln son turcos, por eso me refiero evidentemente a ellos) cuando emigraron a Berlin, trajeron su cultura y religión. Pero en vez de adaptarse a un nuevo país, a una nueva sociedad, o a una nueva cultura, ellos se encerraron en su mundo. Tengo la impresión de que ellos como sociedad, dejaron de evolucionar y se han quedado en el mismo estado de antes, o sea, muy conservadores, como guardando sus raíces con mucho recelo, mientras que en turquía la sociedad ha seguido evolucionando. Una chica turca (de turquía, no alemana) me dijo una vez, que estaba horrorizada de los turcos de acá, que aunque provenían del mismo país y cultura, se habían convertido en dos sociedades muy distintas.En las calles de mi barrio se nota un ambiente muy mediterráneo, muy del sur. Supermercados llenos a más no poder de frutas, verduras y todo tipo de alimentos, tiendas de ropa, muebles o de cacharros para la casa… siempre de segunda mano. Cuando hace bueno, los vendedores se sientan con su familia al sol en la calle en los sofas (con la etiqueta del precio detrás). La gente vive en la calle. Pero son muy arrogantes y muy irrespetuosos. Si se juntan un grupito de tres o cuatro chicos jóvenes, hablan lo más alto posible en turco, o más que hablar, intuyo que insultan, para ser el centro de atención de todos. Y machistas, muy machistas. No me sorprende que a partir de las diez de la noche no se vea ninguna mujer con velo por las calles, ni siquiera chicas jóvenes. En las calles donde durante el día caminaban cientos de mujeres arrastrando carritos de compra rodeadas de niños, en esas mismas calles, por la noche, ellas desaparecen. Alguna vez he visto a una musulmana con un vestido negro tapada de pies a cabeza, sólo dejaba ver sus ojos. Creo que no me acostumbraré a verlas así. Pero Berlin no es sólo mi barrio. Hay miles de lugares a donde estoy segura que nunca iré, no porque no quiero, sino porque esta es una ciudad que nunca acaba.Mi zona de acción está ubicada más o menos en lo que antes fue la DDR, o sea, detrás de lo que fué el muro. Por cierto, hay millones de historias curiosas sobre la época de la DDR y la caída. Es muy fascinante sentir cómo todavía (15 años después) en las calles de Berlin hay historia. Pero me interesan más las personas que caminan sobre ellas. Creo que todos los que han pasado por Berlin han visto todos los dias personas “locas” o punks. Son las dos clases de personajes que tienen a Berlin como “su” ciudad. Hay mucha gente que tiene… a ver cómo llamarlo… alteración psicológica, digamos.
Hay muchísima gente así. Pero son muy respetuosos. Nunca hasta ahora se han metido conmigo. Tienen sus escapes mentales, pero no hacen daño a nadie. Al igual que los punks, que aunque viven el la miseria, al vender periódicos en el metro me desean un muy buen día, haya comprado o no su periódico. Viven en la calle, debajo de los puentes, en los parques, en las entradas del metro… siempre acompañados de dos perros por lo menos. Un punk sin perro es como un dedo sin uña. Leí un artículo muy interesante sobre una chica punk. Les llaman “niños de la calle”, porque desde que tienen unos trece años hasta morir viven en la calle, sometidos a las drogas y a la cerveza. La chica se llamaba Anja, y se fue de casa a los trece, aunque tenía una buena relación con su madre, pero al parecer no soportaba a su padrastro. Viajó a Berlin, porque sabía que allí había mucha gente como ella. Enseguida conoció a un grupo de gente jóven, no mayores de 18. Sus días pasaban entre la venta de periódicos, robos pequeños en centros comerciales, y el consumo de heroína. Aunque tuvo ayuda social, una habitación propia y el contacto con su madre, no salió del agujero. Acaba de morir de sobredosis en un City-Klo embarazada de quince semanas, apenas había cumplido 18 años. Inconcebible, pero real. Berlin también es LA ciudad para los artistas, los que quieren ser alternativos, o los que quieren presumir porque viven en Berlin (aunque no estudien ni trabajen). Hay mucha gente jóven, la mayoría vive en Friedrichshein o Prenzlauer-Berg. En estas zonas existen miles de locales “alternativos”, o originales, con muebles viejos, pero chic, con paredes tapizados de flores… a mi me gustan, pero a veces me parece demasiado. Entre tanto alternativo, una ya no se siente nada alternativa!! Hay un lugar que me encanta, se llama Tacheles; algunos ya lo conocéis, otros no, asi que os llevaré allá!! Cuando en un domingo hace sol, hay que ir a un mercado de segunda mano, hay muchísimos, y el ambiente allá es genial. Sólo pasear merece mucho la pena! Este es el panorama que hay en Berlin, una de las ciudades más cosmopolitas en europa, una de la ciudades más visitadas, la ciudad que sin duda vive sumergida en la historia, una ciudad sin límites, en donde conviven tres millones y medio de personas. Hay mucho que ver y que observar. Y sobre todo hay mucho para descubrir. No teneis curiosidad?”

fin del texo de Ihintza

Anuncios

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: